Ada

ADA llegó en los huesos y con las mamas súper hinchadas con su hijo BALA, quien llegó con una cadena al cuello. Ambos siguen en adopción después de haberse vuelto totalmente invisibles.
Es una perra muy buena y noble y apta con perros (hembras y machos). Tiene artrosis en el codo. Intuimos que su vida no ha sido nada fácil, merece salir de una vez de un chenil y conocer el calor de un hogar y la libertad.
Adopta y cambia una vida